RSS

Trasladando el blog

No me gusta que, aunque el sitio sea gratuito y tengo sus limitaciones, pongan publicidad en las cosas que escribo. No me gusta que me quieran cobrar 99€ al año por tener mi propio dominio y así quitarme la publicidad de encima, cuando por 25€/año o menos lo tengo en otro sitio. No me gusta que me engañen ni menos que se lucren a mi costa.

Es por esto que le pueden dar por el mismísimo centro de gravedad al blog gratuito de WordPress. Me llevo mis escritos, mi papel y tinta, mis píxeles al sitio del que no debí marcharme. Me llevo “Flores de cierto pelo” al blogger, de nuevo al lugar donde comencé mi andadura bloguera.

 

Nos vemos allí: http://floresdeciertopelo.blogspot.com.es/

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Barrendero

Era un día cálido pero él sentía frío. Las calles estaban cubiertas de resaca de padres disfrutando con sus hijos, de gente bailando, de peleas de borrachos que no sabían que discutir es tratar un tema para solucionarlo o llegar a un acuerdo; resaca de cuerpos que se amaron aunque sólo fuese amor de un minuto. Las calles se habían deshidratado. Cada órgano, cada trozo de su cuerpo de cemento y asfalto sufría la ingesta de humanos la noche anterior. En efecto, las calles tenían resaca y él estaba allí para curarlas. Cogió la manguera, hizo una señal al conductor del camión para que encendiese el motor del agua, y alivió la resaca de humanos que tenían las calles mientras sus compañeros limpiaban el vómito de civilización.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 14, 2015 en Historias, Microrrelatos

 

Etiquetas: , , ,

Sorpresa!

Esta historia la escribí el 3 de Febrero de 2013 en un antiguo blog y no 
la recordaba. Como me ha hecho reír la vuelvo a publicar, pero esta vez 
aquí. A disfrutar de su lectura.

Caminaba cabizbaja por aquella calle que tantas veces había recorrido. Nadie se percataba de su presencia mientras ella, con los dedos enfundados en unos guantes de fina seda -porque la seda siempre es fina-, percutía sobre la cajita que llevaba en su bolsillo. Esa noche sería especial, sussurraba la cajita vibrando mientras acompañaba el ritmo de su contenido.

En la calle llovía, gotas cristalinas que utilizaría para limpiar su buen nombre. En su cabeza una sola idea, en su corazón un sólo sentimiento, en su sólo un mundo y en su mundo… sola.

Entro en la casa, colocó la cajita sobre la mesa de entrada, acercó una silla y se sentó a esperar. Dentro de la caja algo comenzaba a sonar aunque sus nervios amortiguaban el sonido que luchaba por penetrar en su cabeza.

Silencio, roto por el sonido de la noche en la ciudad. Silencio, roto por el sonido de una puerta que se abría, su puerta.

Esbozó una pícara sonrisa. No había pasado mucho tiempo desde que entrara en la casa y todo salía como esperaba, como le habían dicho. Se abrió la puerta, abrió la caja, se quitó la ropa y gritó¡sorpresa, soy tu regalo de despedida! Su cara un triste poema al ver aparecer a aquel matrimonio joven que venía de enterrar al abuelo, ese abuelo mujeriego que tantas veces había contratado sus servicios y del que tantas veces se había burlado.

En la caja una nota se burlaba ¡Sorpresa!

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 28, 2014 en Historias

 

Etiquetas: ,

Bucle

La abrazó y se despidió de ella con un beso que le devolvió la vida a su amada mientras a él se la robaba. Se despertó y vio yacer a su lado el cuerpo muerto de su amado. Unió sus labios con los de él y le regaló un beso que le devolvió a la vida mientras ella perecía.

Y así pasaron el resto de sus días.

 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 29, 2014 en Cuentos, Microrrelatos

 

Etiquetas: , ,

Verónica

VerónicaDéjame oír tu historia. Te escucho.

¿Mi historia? Supongo que pensarás que la mía es una historia alegre, de una chica feliz criada en el calor de su familia, con unos padres algo mayores que le regalaron amor. Permíteme sacarte de tu error. La mía fue una historia trágica. Mi primer año de vida tuvo que ser feliz, o al menos así lo quiero recordar. Mi vida ha sido un infierno en el cual cada buena acción era castigada dejando cicatrices que marcaron mi cuerpo y dañaron mi espíritu. Una vida en la que mi mera presencia era causante de dolor, angustia, arrepentimiento y desprecio. Éramos dos hijas con dos vidas diferentes; y realmente mi vida no comenzó hasta que terminó la de mi hermana.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 24, 2013 en Historias, Microrrelatos

 

Etiquetas: ,

Nostalgia

Siento nostalgia de mí,  de las horas que pasé conmigo, de los cuadros que pintamos juntos, del recuerdo de mis pies, de mis manos.

Siento nostalgia del sol al correr desnudo, nostalgia del viento que jugaba en mi entrepierna, de las briznas de hierba enredadas en mis pies descalzos.

Siento nostalgia del día y de la noche,  nostalgia de primavera, de otoño y verano; nostalgia de las estaciones que se esconden en los meses del calendario.

Siento que ya no sentiré nostalgia al cerrar los párpados porque, una vez cerrados,  la nostalgia que me invade al recordar el pasado se fundirá con él en un último abrazo.

 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 19, 2013 en Letras y Poesías

 

Etiquetas: ,

Mi Hada

Hoy me encuentro ñoño,
sin rimas consonantes ni asonantes;
sin palabras en silencio
ni silencio en las palabras
que luchan por salir
a través de la mirada
al encuentro de mi cuento
en el cual está mi hada,
escondida en mi susurro,
calentándose en mi alma,
escribiendo letras rojas
que se alojan en el nombre
que tatuado en mi pecho
me acompaña cada noche
y me despierta en la mañana.

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 4, 2013 en Letras y Poesías

 

Etiquetas: , , , ,